¿Qué perro debo tener?

 

Si vas a elegir un perro sólo por su físico no creo poder aconsejarte como buscas, para mi un perro es mucho más que lo que veo, como las personas y como todo lo que tiene vida.

 

En primer lugar se sincero contigo mismo, piensa en tu día a día, en tu tiempo libre, analiza tu entorno, tu familia, tus hobbies, tu economía y lo que menos te gusta de los perros (pelos? Ja ja ja, complicado aunque no imposible).

 

Elegir un Chucho:

 

A casi todos se les puede sacar el parentesco con las razas que lo forman, hay otros que es imposible!

 

Siempre maravillosos… Como tú y como yo. Tu padre Martínez y tu madre del campo.

 

Elegir un perro de Raza:

 

Todas las razas han sido creadas por el ser humano con un propósito, una finalidad y siempre hay una esencia genética que les identifica.

 

Es muy importante que conozcas el por qué de su existencia, sus necesidades, las enfermedades congénitas o problemas particulares de la raza, sus aptitudes y las características que le hacen pertenecer a ella.

 

Si vas a comprarlo es fundamental que compruebes el pedigree y evites la consanguinidad (que no haya descendencia de la misma familia en sus antepasados, endogamia), ya es suficiente la que poseen para lograr ser de raza.

 

Un buen criador en mi opinión debería evitarla.

 

Se llama Crossbreeding, y se trata de cruzan líneas de descendencias distintas para oxigenar la sangre y mejorar la genética. Criando así una raza más fuerte, mejor e ir disminuyendo los problemas genéticos que casi todas tienen y que van en aumento cuando una raza se pone de moda o se cría sin control.

 

Indaga en ello.

Un buen perro de raza debe costar dinero, un buen criador tiene pocas y codiciadas camadas porque no explota a las hembras y porque el Crossbreding requiere dedicación, tiempo e inversión y esto tiene un valor.

 

Haciendo esto un buen criador podrá garantizar la ausencia o la minimización de problemas genéticos, perros sanos de cuerpo y mente.

 

Te recomiendo si escoges esta opción que exijas un documento firmado por el criador con esta garantía en problemas genéticos o heredados y su respectiva reclamación o devolución del dinero si fuese el caso.

 

Estaremos evitando muchos problemas con ello y muchas garantías si el criador lo acepta.

 

Si pretendes gastarte pocos cientos de euros o ni eso, ten claro los problemas que puedes llegar a tener:

 

  • Si no hay pedegree no puedes comprobar la consanguinidad o endogamia y puede que adquieras un perro de raza con la genética tan entrelazada “y la sangre tan espesa” que tarde o temprano surjan problemas físicos y/o psíquicos importantes limitando la vida con perro que habías imaginado y provocando un coste veterinario desproporcionado. A veces los problemas surgen en las siguientes generaciones, puedes tener suerte pero te puede tocar…
  • También puede que termines con un maravilloso chucho con pinta de la raza que elegiste, eso sí, la sangre bien oxigenada y muy sano.

No olvides que en el mundo de la adopción también existen maravilloso perros de raza. Pregúntanos si te animas…

 

Una vez hayas analizado tu vida y requisitos hay que encontrar perrunos que tengan las mismas necesidades que tú, es fundamental para que la vida con perro sea como imaginas.

 

Elegir el perro equivocado puede llegar a ser un infierno y generar situaciones conflictivas , sin embargo, tener el perro ideal es de las cosas mas increíbles que te pueden suceder en la vida.

 

No elijas un perro pequeño sólo por tener una vida pasiva o poco espacio, si eligieses por ejemplo un Bodeguero, un Jack Russel o cruce similar estarías metiendo en casa a un tío pequeño que se hace el Ironman sin despeinarse, pero si eres activo tendrías al perro ideal.

 

El Bullmastiff sin embargo es un perro de baja energía, adora estar en el sofá y sin embargo es enorme.

 

El Dálmata se usaba para escoltar diligencias, imagínate la capacidad deportiva que tienen normalmente..

 

Misma energía.

Un perro ideal para tener en vida urbana por ejemplo es el Galgo, adoran estar calentitos en casa tranquilos, son sensibles, sigilosos, limpios, respetuosos y disfrutan paseando a tu lado.

 

Siempre hay excepciones por supuesto, pero dedica tiempo a la elección, infórmate bien y sobre todo Hazte Perruno.

 

Si al final decides adoptar tampoco tengas miedo en hacerlo con un perro no cachorro, no te empecines en que si es cachorro se adaptará mejor (error). Mira el vídeo en Derechos Perrunos y observa el cambio de un perro no cachorro que rescaté de la perrera en sólo 3 horas. Te quiero Black Baloo y gracias Enrique por darle una vida maravillosa.

 

Si decides elegir un cachorro que por suerte tiene madre, déjalo estar con ella hasta los 4 o 5 meses por lo menos. Las madres y sus hermanos van a enseñarles en el único idioma que ellos conocen la disciplina, el control al morder, el respeto, la educación y le van a dar una estabilidad mental y emocional que ni el mejor humano pueda conseguir en los 13 años restantes de vida.

 

Educación

 

Hace 20 años pensaba en la suerte que había tenido puesto que era la primera vez que tenía 3 perros al mismo tiempo y que maravilla…. Que bien se portaban, entre ellos no había disputas por comida, siempre tranquilos en casa, obedientes…

 

Cuando estaba en una terraza tomando algo y pasaba otro perro ni ladraban ni se movían, a veces incluso notaba algunas conductas de ellos hacia los demás perros, cuando estábamos en un parque por ejemplo, no sé, como de enseñanza, instructivas a modo de maestros que corregían a otros perros desobedientes o irrespetuosos en su idioma…

 

Ya era un comentario generalizado: - Que maravilla de perros tienes, si los míos fuesen así los llevaría más conmigo.

 

Con el tiempo mi grupo perruno fue cambiando (ojalá pudiesen seguir a mi lado) pero el comportamiento de mis nuevos perros terminaba siendo el mismo que en la historia anterior… Ya no eran ellos, los primeros, esa suerte de estabilidad y buen comportamiento, era yo, que soy perruna y mi obcecación por ir con mis perros a todos los lugares que me fuese posible provocando una sociabilización maravillosa con todo mi entorno.

 

Nunca me importó el mal comportamiento que pudieron tener puntualmente, lo corregía y hacía hincapié en repetirlo (somos animales de costumbres) hasta que ellos lo aceptaban con naturalidad, su exceso de protección o necesidad imperiosa de contactar con cualquier perro a 100 metros a la redonda dejaba de ser una prioridad y prevalecía estar juntos tomando el sol en una terraza en vez de estar solos en casa.

 

Modificar nuestras vidas según las necesidades de nuestro perro es positivo siempre y cuando implique un beneficio, tener una responsabilidad, pasear, hacer deporte, jugar, cepillarle, educarle o tener compañía y amor incondicional, pero es un mal común llevarlo a un extremo, tu perro tiene que adaptarse a tu vida y no al contrario, porque sino tener perro deja de ser todo lo positivo que debe llegar a ser.

 

Hazte Perruno, haz más planes con tu perro y verás el cambio.

No dudes en contactarnos si tienes problemas con tu perro, Campus Perruno colabora con mucha gente para que siempre tengas a tu alcance el profesional que mejor se adapte a solucionar tu problema.

 

La primera vez que dejas a tu perro

 

Alejarnos de nuestro perro es un acto que siempre intentamos evitar y aunque la mayoría de las veces lo pasamos nosotros peor que ellos, es importante tener una alternativa que los dos conozcáis.

En 13 años (vida media de un perro) es muy probable que en algún momento surja un viaje (importante por el motivos que sea) y no podamos contar con la familia o amigos para que le cuiden o se encarguen de él.

 

Es en ese momento cuando comienza la búsqueda desesperada, nuestro agobio por tener que dejarle y a veces, también, la mala experiencia de nuestros perros que de sopetón se encuentran en un lugar desconocido sin explicación previa.

Busca un sitio que te guste antes de que surja ese viaje, ven a conocernos…

Deja a tu perro una noche y vuelve a por él y aunque no tengáis que separaros en mucho tiempo, acostumbraros todos los años a la misma dinámica.

Cuando surja ese viaje o simplemente necesites hacer un descanso no habrá agobios, ni malas experiencias. Tu perro ya sabrá perfectamente donde está y que vuelves a por él en unos días, consiguiendo así que disfrute de su estancia, esté en un lugar conocido y relajado, al igual que tú.

 

La capacidad de adaptación de cualquier ser vivo es increíble si se hace con lógica y naturalidad. Sólo hay que explicarlo.

 

Ven a nuestro Parque para Perros, alquila La Cabañita, disfruta de la Piscina para Perros en verano y así cuando dejes a tu perro en nuestro Hotel Perruno vendrá contento y estará en un entorno familiar donde cada visita es siempre en positivo.