De quién te enamorarías si no pudieras ver?

Por qué usamos agua potable para llenar las cisternas?

Por qué a las rubias nos repiten las cosas dos veces..?

Por qué gritamos “Viva los novios”, si ya se han casado!?

Por qué suena un sonido tan sencillo de imitar para que crucen los ciegos?

 

Y con todas estas preguntas me encuentro casi con 40 primaveras pensando...

 

  • Si tuviese todo lo que el banco me pide no necesitaría ayuda, gracias.
  • Y quién me avala? Si mi madre ya no existe sólo porque es casi mayor y desde el cosmos mi padre no tiene crédito…
  • Mi casa tampoco cuenta porque ya tiene una hipoteca claro claro…

En la vida hay dos cosas que te hacen tener la perspectiva correcta y una que te cambia el enfoque.

La perspectiva correcta te la da empezar a trabajar y vivir sola.

Y el enfoque, a mi, me lo cambió un pequeño libro llamado “Padre Rico, Padre Pobre”.

 

No recuerdo cuando pude tener el primer fotograma de mi “película” pero si sé, que desde muy pequeña tuve la suerte de tener claro donde está mi lugar y con quién.

 

Campo y animales.

Así que vendí mi casa.

Liquidé la hipoteca.

 

Y acojonadamente contenta, durante 8 meses, me fui a vivir a una caravana de segunda mano con mis 4 perros y 4 gatos.

 

Sin agua y sin luz.

 

He construido la vida que si quiero vivir. Mi proyecto vital.

El problema y lo más bonito de las alas que todos poseemos es que sólo se abren cuando ya te has lanzado al vacío pensando que no las tienes.

La satisfacción y la paz que da vivir, crear, un lugar sostenible y energéticamente autosuficiente es brutal, no lo esperaba.

 

O lo que jamás imaginé …

 

El mejor regalo de mi vida, sentir a mi familia orgullosa de mi.

Así que te dejo… Que tengo muchísimo por hacer!

Gracias por conocerme.

Gracias por existir.

Y que Viva la Vida Perra!

 

E.M.O. (2016)